Viajando Con Mi Furgo

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Antonio Machado en Segovia: doce años del poeta

Escrito por viajandoconmifurgo 21-08-2018 en Europa. Comentarios (0)

Antonio Machado pasó en Segovia doce años de su vida, una etapa que se considera una de las más fructíferas dentro de su carrera literaria. El poeta lírico más importante del siglo XX —con mis disculpas a Federico García Lorca— marcó la ciudad con su impronta . Y no solo con el nombre de Antonio Machado, sino con los pseudónimos de Juan de Mairena y Abel Martín, que vieron la luz en tierras segovianas.

Acueducto en Segovia

¿Cómo llegó Machado a Segovia?

Antonio Machado fue profesor de francés en el Instituto General y Técnico (actualmente el IES Mariano Quintanilla) desde 1919  a 1932. La prensa de la época se hace eco de su llegada «Ayer llegó a esta población, con objeto de posicionarse en su cátedra de francés en el Instituto General Y Técnico para la que recientemente fue nombrado, el vigoroso y culto poeta Antonio Machado, que en hermosas estrofas ha sabido cantar las grandezas de Castilla» (Adelantado de Segovia, jueves 27 de noviembre de 1919). Tras él, Machado deja la etapa de Soria que está marcada por la muerte de Leonor y su paso de luto por Baeza.

Ruta de Machado en Segovia

Podemos empezar a conocer la vida del poeta por su casa-museo, ubicada en el número 5 de la calle Desamparados en pleno centro de la ciudad. Si deseas hospedarte por aquí cerca para hacer la ruta, reserva un hotel en Segovia a través de hoteles.com.

La Casa-museo era la antigua pensión en la que dormía el poeta. Muebles, escritos, retratos y enseres del poeta continúan allí en exposición, algunos tan curiosos como las cartas que le escribía a Guiomar. También hay una pequeña biblioteca con las obras del poeta. 

La habitación, con su cama de hierro, la mesa, el lavamanos y el brasero, todo muy humilde, nos da una idea de por qué Antonio Machado paseaba tanto por La Alameda y consideraba a la habitación «su blanca celda de viajero». 

En Segovia, una tarde, de paseo / por la alameda que el Eresma baña, / para leer mi Biblia / eché mano al estuche de mis gafas / en busca de ese andamio de mis ojos / mi volcado balcón de la mirada. 


La Calle Real

Para ir de la pensión al instituto donde daba clase, Machado recorría la Calle Real de Segovia, que era el lugar de las tertulias en los cafés. En esta primera época en Segovia, Machado se reúne con otros intelectuales de la ciudad en el Café «La Unión» para debatir temas culturales y de actualidad. 

Cien años contemplan a la Librería Cervantes en esta calle. Se ufana de ser de los rincones preferidos del poeta. En La Casa de los Picos dio Machado su primer discurso en la ciudad (sobre literatura rusa). 

Calle de la Herrería

Antonio Machado y Pilar de Valderrama «Guiomar» se conocieron en el vestíbulo del desaparecido Hotel Comercio, que estaba situado en el número 5 de la actual calle de La Herrería. El establecimiento ya no existe pero estuvo abierto hasta 1970 haciendo esquina con la calle Infanta Isabel. 

Teatro Juan Bravo y Plaza Mayor

El 14 de febrero de 1931, tuvo lugar, presidido por el poeta y con la participación de Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala, el mitin fundacional de la Agrupación para la Defensa de la República en el Teatro Juan Bravo. Su amigo Antonio Ballesteros y él mismo fueron los encargados de izar en el Ayuntamiento la bandera tricolor. 

Sus ideas políticas republicanas son las que le finalmente obligan al poeta al exilio en Francia, donde muere. 

En 2010, en la Plaza Mayor, a los pies del teatro, se instaló una estatua de Machado en la que aparecen unos versos de «Canción de despedida».

Foto de TripAdvisor

La Real Academia de Historia y Arte de San Quirce

En 1919, un grupo de intelectuales —entre los que estaba Machado— crearon la Universidad Popular con el objeto de acercar la cultura a los más desfavorecidos. Tras unos años sin una sede fija, tuvieron la oportunidad de adquirir la iglesia de San Quirce, que era usada como almacén. Crearon entonces una Biblioteca Circulante, para la que Machado donó unos cincuenta libros de su biblioteca particular. 

El Instituto

En la plaza Díaz Sanz, muy cerca del acueducto, está el instituto Mariano Quintanilla —uno de los institutos más antiguos del país— donde dio clases don Antonio. En él, no quedan más recuerdos que un aula dedicada y una placa. Los franquistas incluso quisieron borrarle en su momento de la nómina de docentes de la institución. 

Pero ninguno pudo borrar la huella que el poeta ha dejado en la ciudad. 

Descubriendo Berlin

Escrito por viajandoconmifurgo 21-08-2018 en Europa. Comentarios (0)

La verdad, cuando tomé mi vuelo hacia Berlín no tenía muchas esperanzas en este viaje. Siempre me han gustado las ciudades con un patrimonio antiguo, edificios históricos y cosas parecidas y sabía a la perfección que buena parte del Berlín más antiguo se perdió en la Segunda Guerra Mundial.

Puede que sea por no esperarme demasiado o porque la ciudad es un auténtico descubrimiento, cosa esta última a la que me inclino más, que me arrepiento de no haber volado con mayor entusiasmo a la capital de Alemania.

Para empezar, Berlín es una isla dentro del país germano. Es una ciudad un poco más barata que las demás y sus habitantes son un tanto más desenfadados que los del resto del país, algo que se nota en caso cualquier detalle de la vida cotidiana. En Berlín es suficiente que no molestes a nadie para que puedas disfrutar de una libertad difícil de ver en otras grandes ciudades.

Graffiti en Berlin

Por suerte, me quede en la zona de Kreuzberg, en el East Side Hotel. Te aconsejo este barrio si buscas un ambiente más alternativo plagado de bares y restaurantes que tienen un sabor diferente a todo lo que conozcas. Además, el metro berlinés (su mapa) funciona a la perfección, así que no hay problema en moverse por cualquier zona.

Metro en Berlin

¿Cuáles son los lugares de Berlín que no puedes perderte en mi opinión? Pues evidentemente la Puerta de Brandeburgo, el edificio del Reichstag y Alexanderplatz. Buscar los restos del Muro de Berlín también es algo esencial, lo mismo que perderte en la Isla de los Museos. En este último lugar se concentran algunos espacios tan interesantes como el Museo de Pérgamo en cuyo interior se guardan edificios de la antigüedad a tamaño natural como el mercado de Mileto, la Puerta de Ishtar o el altar de Pérgamo que da su nombre a un conjunto que será capaz de apasionarte.

Muro de Berlin